lunes, 5 de junio de 2017

East Side Gallery, un paseo obligatorio en Berlin

En unas pocas horas y sin previo aviso se levantó el Muro de Berlin. Ocurrió durante la noche del 12 de agosto de 1961, tras una desición de Erick Honecker, hombre fuerte de la RDA. De un día para el otro, la ciudad de Berlin, que desde finales de la Segunda Guerra Mundial  estaba dividida en 4 partes, amaneció con kilómetros de concreto que encerraba a los alemanes del este con el fin de "protegerlos" de los peligros del mundo occidental y capitalista. Lo llamaron de manera oficial el Antifaschistischer Schutzwall (muro de protección anti fascista).

La vida de los berlineses se vería afectada por décadas. Muchos no llegaron a verlo y murieron acostumbrados a esta frontera inter alemana que con dos muros paralelos de 45 kilómetros de largo, con una "zona de nadie" en el medio, dividía a una de las metropolis mas prometedoras y abiertas del planeta, y con otros 115 kilómetros la aislaba del resto de Alemania.

El Schandmauer (o "Muro de la verguenza" para occidente) contaba con 302 torres de vigilancia y un complejo sistema de seguridad en donde muchos perdieron la vida intentando buscar la libertad. 
La noche del 9 de noviembre de 1989 empezó a caer el Muro de Berlin de manos del propio pueblo, que con martillos, barretas, mazas y sogas intentaba borrar esta fea cicatriz de Berlin, símbolo de la Guerra Fría en tiempos con mucho aire de libertad.
Fue sabia la desición de guardar un pedazo de 1.3 kilómetros del infame Berlin Mauer como recuerdo de aquellos grises años. Gran parte del resto del muro fue regalado por el gobierno alemán a distintas instituciones de varios países, y es así como se puede encontrar partes del Muro de Berlin en Yokohama, Moscú, Sofía, Kingston o Pondok Petir en Indonesia.
Schmail Gimajew- East Side Gallery
El pedazo mas grande de muro fuera de Alemania se encuentra en Los Angeles, California, donde también hay diseminados otros 6 fragmentos en universidades e instituciones.
El resto se fue vendiendo con el correr de los años. Cada tanto uno se entera que se subasta algún pedazo, así es como hoy partes del muro también pueden ser encontradas en Guatemala City, Israel, Seúl, Bruselas, Madrid, Taipei, Londres y Cosford y tambén en San José de Costa Rica. Incluso hay un trozo en el Palacio San Martín de Buenos Aires, un edificio del Misterio de Relaciones Exteriores.
Ines Bayer y Raik Hönemann - East Side Gallery
El lado del muro que daba contra Alemania Occidental estaba intervenido con graffitis desde hacía décadas. Con el lado inverso del muro comenzó a pasar lo mismo apenas dejó de ser controlado, y antes de ser intervenido por los artistas cuyas obras cubren los remanentes del muro.
En una ciudad donde el arte callejero (o Street Art) está presente como en pocas urbes en Europa, no parece casualidad que la East Side Gallery sea la galería a cielo abierto mas grande del planeta. Para ello invitaron a 102 artistas que llegaron desde 21 países del globo para plasmar su arte en 103 inmortales y coloridos murales en uno de los puntos mas fotografiados de Berlin, y que además hoy goza del prestigio de ser un monumento nacional.
Johann Sparragus en el Muro de Berlin
La zona elegida para ello es la que corre paralela al río Spree, mas precisamente en la Mühlenstrasse zona de los barrios siempre bohemios de Friedrichshain-Kreuzberg (hoy fusionados), y muy cerca de Berlin Mitte, el centro histórico y financiero de la ciudad.
Tampoco parece casual el lugar, ya que la zona de Friedrichshain al este de la ciudad siempre se ha caracterizado por su rebeldía. Primero como barrio industrial fue bastión del comunismo en los años 20, y a partir de la caída del Muro de Berlin es el reducto predilecto del underground, los artistas, los Okupas (por ejemplo en la Rigaerstrasse) y por productoras de cine y música. El barrio también es elegido por los jóvenes, que encuentran aquí un sitio con mucha onda para vivir por unos pocos Euros al mes. Pero las cosas están cambiando y a pasos acelerados. Ya nada es como era antes en esta ciudad que se re inventa día a día.
En todo el barrio suceden movidas de todo tipo durante el año. El Volkspark Friedrichshain, un gran parque al sur del barrio es uno de los lugares preferidos de ocio de los berlineses durante los calurosos meses de verano. Aquí está la Simon Dach Strasse repleta de bares y restaurantes de todo tipo y para todos los bolsillos. Siempre es una buena opción para las noches, quizás luego de visitar algunos de los puntos mas emblemáticos de la ciudad y de este barrio en particular, como pueden ser el Museum am Checkpoint Charly (uno de los tres puntos de control con los que contaba el muro), la Frankfurter Tor, el Judisches Museum, y por supuesto el paseo por la East Side Gallery.
Era un día de invierno, y si bien aquí pueden hacer temperaturas de varios grados bajo cero, ese día asomaba el sol y estaba perfecto para un recorrido de algunas horas por la East Side Gallery. Había estado aquí antes en mas de una oportunidad, y quizás no hubiera vuelto a recorrer el lugar, pero estaba con mi novia en su primer visita a Berlin y no quería dejar de mostrarle este pedazo vivo de historia. Además algo nuevo siempre se aprende.
Conrad Shumann, el primer desertor de la DDR
Había visto alguna vez la famosa foto de Peter Leibing Allí se ve como Conrad Schumann, un soldado de 19 años de la Nationale Volksarmee salta por sobre los alambres de púa hacia el otro lado en un sector de la ciudad donde el muro aún no estaba construído. Sucedió el 15 de agosto de 1961, razón por la cual a Conrad Schumann se lo considera el primer desertor de la DDR.
Nunca se arrepintió de lo que hizo, pero alguna vez confesó que sólo se sintió verdaderamente libre a partir de noviembre de 1989, cuando la caída del muro era una realidad.
Esta caricatura lo recuerda, y es una de las mas emblemáticas de la East Side Gallery.
Menuda sorpresa me llevé cuando estaba parado allí, y ví en el muro mismo, junto a la tienda de regalos, la foto de una amiga mía vestida como soldado y promocionando la venta de un sello de la DDR para los pasaportes de los turistas interesados.
Entre los 102 murales de la East Side Gallery no podía faltar el de un Trabant, auto de culto y de los pocos que había en la era de la DDR. Cariñosamente la gente lo llamaba "Trabi". Estaba hecho de resina fenólica (un tipo de plástico), llevaba un motor de 2 tiempos. Se fabricaron casi 3 millones de ellos, y la fecha de entrega a los compradores podía superar los diez años de espera.
En el muro vemos una segunda versión de el beso entre los líderes de las desaparecidas repúblicas.
Dimitri Vrubel - Mein Gott hilf mir, diese Tödliche Liebe Zu überleben - East Side Gallery
Quizás la obra mas famosa de la East Side Gallery sea la conocida como Bruderkuss ("Beso entre hermanos"). En ella se que recrea a imagen y semejanza un beso fraternal que se dieron Leonid Brézhnev de URSS y Erich Honecker, líder de la RDA en junio de 1979, en conmemoración al trigésimo aniversario de la creación de la RDA. Al pié el título de la obra en ruso y mas abajo su traducción al alemán, donde se lée "Mein Gott hilf mir, diese Tödliche Liebe Zu überleben" ( Dios mío ayúdame a sobrevivir a este amor mortal). 

Al cumplirse 20 años de la caída del muro en 2009, la ciudad decidió llamar nuevamente a los artistas para una refacción de las obras que habían sido vandalizadas con los años. No todos aceptaron la invitación, así que se refaccionaron unas 40. El Bruderkuss (acaso la recreación de uno de los besos mas famosos de la historia) fue una de las obras que tuvieron que ser re intervenidas.
Moscow, China, Everywhere, Berlin - East Side Gallery
Atrás quedaron los tiempos de la Guerra Fría. La época en donde el mundo estaba dividido entre dos bloques compuestos por un occidente capitalista y un oriente comunista. Momentos de dos mundos antagónicos que se temieron entre sí, se enfrentaron y sufrieron por ello, y que tuvo al Muro de Berlin como uno de los mas grandes símbolos de esa separación.
Diagonale lösung des problems - Michail Serebrjakow - East Side Gallery
Alguna vez John Fitzgerald Kennedy había dicho que "era mil veces mejor un muro que cualquier guerra". Lo dijo pues EE.UU. estaba peleando desde 1955 contra los comunistas en Vietnam. Mientras tanto en Europa, la URSS controlaba los gobiernos de Alemania Oriental, Hungría, Polonia, Bulgaria, Rumania, República Checa, Albania y Yugoslavia.

Atrás quedaron los tiempos del famoso discurso de Kennedy aquel 26 de junio de 1963 cuando con motivo de los 15 años de bloqueo soviético sobre Berlin pronunció entre otras memorables y recordadas frases: "All free man, wherever they may live, are citizens of Berlin, and there fore, as a free man, take pride in the words Ich bin ein Berliner". 

El mundo estaba cambiando y la coexistencia pacífica entre ambos bandos se veía sacudida por una serie de acontecimientos. En Indonesia el General Suharto imponía en 1965 el Nuevo Orden y en sólo un año se cargaba con la vida de 500.000 simpatizantes del Partido Comunista. En 1967 durante la Guerra de los Seis Días la URSS apoyó militarmente a Egipto. En 1970 triunfaba en las elecciones de Chile el Partido Socialista de Salvador Allende (Marxista Comunista). Pocos años mas tarde, en 1974, el Derg (militares de bajo mando) derrocaba a Haile Selassie (un pro occidental), quien fuera el último monarca imperial de Etiopía. Mas tarde lo asesinaba. En Camboya se instalaba el genocidio de los Jemeres Rojos con su regimen Maoista, y de la mano de Pol Pot aniquilaba entre 1975 y 1979 a un tercio de la población. En Afganistán había una guerra civil. Rusia quería convertirla en otra de sus repúblicas socialistas. Unos 35.000 Muyahidines con Osama Bin Laden a la cabeza fueron financiados por la CIA de EE.UU.  e hicieron de esto un dolor de cabeza para los planes de Rusia. En Nicaragua el Frente Sandinista para la Liberación Nacional derrocaba al funesto dictador Anastasio Somoza y tras la revolución se quedaba casi once años en el poder. En Irán la Revolución derrocaba al shah Mohammad Reza Pahleví en 1979 e instauraba la República Islámica aún vigente. En muchos otros países del mundo ocurrían enfrentamientos armados entre las poblaciones civiles que simpatizaban con un bando u el otro.

En 1980 Ronald Reagan gana las elecciones y aprovechando el debilitamiento económico de la URSS en el período de Brézhnev, endurece la postura anti Comunista de los EE.UU. Primero se meten en la guerra civil en el Líbano. Mas tarde invaden la isla caribeña de Granada tras un intento de golpe de estado y derrocan una alianza cubano-soviética. Continúan en Nicaragua y financian a los Contras, esta vez para derrocar al Frente Sandinista.
Paralelamente la URSS sufría una de los peores dificultades económicas de la historia, y comenzaban los tiempos de la Perestroika (reestructuración económica) de la mano de Mijail Gorbachov.

El 12 de junio de 1987, con motivo del 750 aniversario de Berlin, el presidente de los Estados Unidos hacía su segunda visita en cinco años a la ciudad. Siendo las 14 horas y parado tras un vidrio blindado frente a una multitud en la Puerta de Brandenburgo, Ronald Reagan pronuncia otro de los discursos mas famosos de la historia. En la parte mas recordada dice: " There is one sign the Soviets can make that would be unmistakable, that would advance dramatically the cause of freedom and peace. General Secretary Gorbachov, if you seek peace, if you seek prosperity for the Soviet Union and eastern Europe, if you seek liberalization, come here to this gate. Mr Gorbachov, open this gate. Mr Gorbachov, tear down this wall".
Esa misma mañana Ronald Reagan había estado reunido en una oficina del Reichstag. Dice que desde allí vió una pintada en el Muro de Berlin con una frase que decía "Algun día caerá esta pared" que lo inspiró para la suya.

En 1989 la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas retiraba derrotada sus tropas de Afganistán, y  con la caída del Bloque del Este en Europa, comenzaba a desvanecerse de manera acelerada. El 9 de noviembre de ese mismo 1989 caía para siempre el Muro de Berlin, y en menos de un año, el 3 de octubre de 1990, se firmaba la Reunificación Alemana.
Gerhard Lahr - Berlyn - East Side Gallery
Hoy Berlin vuelve a ser capital de Alemania. Pocas ciudades se han podido recuperar tan bien del olvido. Mucho se ha avanzado desde la caída del muro, y la urbe orgullosa luce tan (o mas) cosmopolita que en sus mejores tiempos, antes de ser severamente dañada por las bombas de la Segunda Guerra Mundial, y dividida durante 28 años por la Guerra Fría. Hoy Berlin vuelve a ser libre, y sus puertas están casi tan abiertas como las de la East Side Gallery.