sábado, 27 de abril de 2013

El puente de Carlos en Praga

El 9 de julio de 1357, el Rey Carlos IV de Alemania (también conocido como Carlos I de Bohemia) tuvo que levantarse temprano. Astrólogos y numerólogos varios concordaron que a las 5:31 AM de ese día se colocaría la piedra fundacional  del nuevo y necesario puente, que venía a reemplazar al de Judith, uno de los mas antiguos de Europa toda.
Este preciso momento se encuentra grabado en la torre vieja con el numero capicúa 135797531.
El puente mas famoso de Praga, construido con materiales de los territorios vecinos de Bohemia, que según la leyenda estaban mezclados con huevos para ser mas resistente. El puente uniría la ciudad pequeña (Malá Strana) en donde se encuentra el castillo y otras valiosas construcciones, con el otro lado del río Moldava, o sea la Ciudad Vieja (Stare Mesto).

Este puente, el Karluv most,  se convirtió en uno de los lugares mas transitados de la ciudad imperial de Praga ya desde aquellos tiempos. Las cosas no han cambiado.
 El querido puente esta decorado con 30 estatuas agregadas alrededor del 1700, de diversos santos y patrones, siendo la mayor cantidad de ellas de estilo barroco. La mayoría de estas piezas hoy expuestas son en realidad copias, ya que las originales se guardan en el Museo Nacional de Praga.
Allí custodian nuestro pasar figuras de San Cayetano, San Juan Nepomuceno, quien fuera arrojado a las aguas del Moldava desde este mismo lugar, San Francisco Javier, San Agustín o San Antonio de Padua que enseguida me había llamado la atención. Algunas como las de San Ignacio de Loyola o la de San Javier, cayeron alguna vez a las aguas del río. Otras están compuestas por mas de un personaje. Cristo y la virgen se hacen presentes en mas de una ocasión.

La leyenda dice que algunas veces los santos bajan a la calzada del puente para dialogar con los pasantes. Una de las leyendas, pues su gente se encargo de llenar de fábulas la historia del puente, y de quienes lo construyeron.

El ancho de el Puente de Carlos fue calculado para que cuatro carruajes en paralelo pudieran circular sobre el. Hace siglos se convirtió en una suerte de calle peatonal, hoy atestada de turistas y de artistas en el que es uno de los mas célebres monumentos de todo el país, aunque no, su puente mas antiguo.

En Malá Strana tiene dos torres y una tercera llegando a la parte grande de la ciudad. Su longitud es de unos 500 metros y esta apoyado sobre 16 arcos. Varios de estos arcos debieron ser re construídos en diferentes etapas por las enormes crecidas que sufrió el río, y la famosa torre de la ciudad vieja tuvo que ser reparada, ya que se vivió sobre el puente mismo una batalla contra los Suecos durante el final de la Guerra de los 30 años en la que gran parte de Europa estaba formando parte.

Sobrevivió a cañonazos en la Revolución de 1848, algunas inundaciones mas, los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial y otra vez nuevas crecidas del río Moldava. Los astrólogos tenían razón: Este símbolo de Praga parece que va a estar allí por siempre.


El checo Bedrich Smetana compuso un conjunto de poemas sinfónicos bajo el nombre de Má Vlast (Mi Patria). Cada uno de estos poemas representa alguna cualidad del viejo Reino de Bohemia. La pieza mas conocida del músico y autor es Vltava (río Moldova en checo).